Hay muchos métodos de escritura, muchos maestros de meditación y miles de técnicas que te ayudan a cabalgar las emociones. Lo que yo te propongo es armonizar estas tres disciplinas.

El ego del escritor

Expresarnos con eficacia y técnica a través de la narrativa nos conecta con el mundo en un ámbito vivencial.

La práctica de la atención nos descubre los mecanismos de la mente, aporta perspectiva y nos permite cambiar.

Estar en contacto con las emociones nos reconcilia con el ímpetu y la sabiduría que yacen en su interior.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn