Vivir (y escribir) al día

El aprendizaje de la escritura es un proceso complicado lleno de espejismos, porque estamos trabajando con algo tremendamente intangible en lo que hemos depositado no solo implicación y tiempo, sino esperanza, ilusiones, deseos, etc. Hay que ir tanteando, poco a poco, dejando pasar las emociones y los días. De nada...

Limpiar la escena del crimen

Mi maestra de meditación usa una metáfora para prevenirnos de nuestras tendencias duales a la hora de sentarnos a meditar que me parece estupenda, y que se puede aplicar perfectamente a la escritura de relatos. La metáfora se refiere a una escena de la película J. Edgar, basada en la...

Aprendizaje = implicación + disfrute

No os entretengáis en pensar en vosotros como escritores. Escribid, simplemente. Tratad de disfrutar de vuestras historias. No os toméis las críticas como un palo a vuestra persona, ni siquiera a vuestra persona como escritor; somos múltiples, cada historia que escribimos es un mundo nuevo, que puede resultar afortunado o...

Lo inefable en la literatura

Cuando comenzamos a escribir, caemos en el error de pensar que las palabras pueden expresar lo que queremos transmitirle al lector. Esta creencia, basada en el uso habitual que hacemos del lenguaje en nuestra vida diaria, empaña nuestra escritura durante bastante tiempo. Si yo quiero una barra de pan, voy...
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn