Los cánones y el lector

Cuando somos aprendices solemos tener la arraigada creencia de que pensar en el lector mientras escribimos consiste en hacer concesiones continuas a un ser pasivo y estúpido que lo único que quiere es dejarse llevar y que no nos permiten plasmar con libertad todas las ideas inteligentísimas que pululan por nuestra mente. De alguna forma, le culpamos si no se entera o no se da por aludido con aquel despliegue de significación profunda que nosotros consideramos perfecta y sutilmente desplegado.…

Leer más de Los cánones y el lector

Tipos de argumentos

Está bien que nos vayamos haciendo conscientes de lo que implican las historias, las ideas o los argumentos que se nos ocurren. Hay argumentos que se pueden condensar en unas pocas líneas, hay argumentos que exigen un relato de tres páginas, otros de diez folios, y otros una novela entera.   De la misma forma, para que frases como «Entonces entendió cuál era su destino» tengan sentido verdadero para el lector tendrían que llegar tras un detallado tratado sobre el…

Leer más de Tipos de argumentos

Ahora no estoy pensando

En mi curso presencial de escritura y meditación avanzado estamos trabajando sobre cómo lidiar con las emociones en la vida cotidiana, algo que puede parecer sencillo en primera instancia, pero no lo es en absoluto. Tenemos emociones en todo momento y de todos los colores. Casi detrás de cada gesto nuestro hay una emoción, cuando saludamos a alguien… o cuando decidimos no saludarle. Detrás de cada línea que escribimos; joder, aunque no quiera ya se me ha colado una. Nos…

Leer más de Ahora no estoy pensando

Decálogo de buenas intenciones narrativas

Doy las gracias a mi alumna Adela Iglesias, por sentar las bases para este decálogo con la síntesis que hizo de su aprendizaje en lo que llevamos de curso. Hasta que no tenga otros asideros narrativos fiables, no olvidaré incluir en mis relatos una temática, un protagonista, un conflicto y un cambio. No escribiré en abstracto: la memoria narrativa del lector funciona por impulsos emocionales y vivenciales, no por acumulación de datos o ideas. No atribuiré al lector el papel…

Leer más de Decálogo de buenas intenciones narrativas

La relectura

Antes de permitirnos el lujo como escritores de escribir relatos que exijan una relectura, quizá convenga lograr primero que nos lean, ¿no? Yo soy la primera a la que no le gustan las narraciones muy obvias y superficiales. Hay buenos relatos que requieren una lectura atenta o cierto grado de lucidez por parte del lector (Salinger, por ejemplo). Pero deberíamos plantearnos que quizá aún estemos en la fase de aprender las herramientas para que lo que queremos transmitir le llegue…

Leer más de La relectura

La fuente de origen

Cuando leo una narración, a veces tengo la impresión de que se produce algún tipo de desajuste. A lo mejor no es el narrador en sí, ni las excesivas reflexiones o explicaciones en sí, ni la focalización en sí, ni cualquier otra cuestión concreta de técnica narrativa. Puede ser simplemente que la voz narrativa, la focalización, los personajes y la trama no fluyen a la vez y en un mismo sentido. Como si se produjese una dislocación o un desplazamiento…

Leer más de La fuente de origen

No pensar

A la hora de escribir relatos, no hay que permitir que nuestra parte racional, lógica y cartesiana invada las situaciones. Los relatos han de ser congruentes y tener una sólida causalidad interna, pero más vale que no sean ni racionales ni cartesianos. Más vale dejar fluir el inconsciente mientras se escribe (luego ya habrá tiempo de revisar y reparar), soltar el hilo rígido de los pensamientos, flotar en esa nada aparente que es no pensar con el intelecto, y darse…

Leer más de No pensar

Un buen soporte para la significación

Para algunos estudiantes (muy dotados intelectual y sensitivamente) la profundidad de las ideas que se les ocurren para escribir relatos resulta en ocasiones ser un hándicap, ya que durante un tiempo puede existir una desproporción entre la profundidad filosófica de la idea o del matiz que quieren plasmar y la escasez de herramientas narrativas de las que aún disponen para hacerlo. Al leer sus relatos, la sensación que tiene el lector es la de que el autor no estaba interesado…

Leer más de Un buen soporte para la significación

La paradoja literaria

En literatura fabricar una vivencia en el lector supone una paradoja al usar la palabra para transcender la palabra, comunicar lo que está más allá del propio concepto. Lo literario —lo artístico en general— no tiene tanto que ver con la comunicación entre un emisor (autor) y un receptor (lector) como con la transmisión. Escribir no consiste en expresarse ni en hacerse entender, sino en fabricar una vivencia en el lector, un momento de conciencia abierta más allá del hábito…

Leer más de La paradoja literaria