PLEGARIA AL VIENTO

Banderas de colores plegarias al viento en las montañas de katmandú

31 de diciembre de 2018

Viaje a Katmandú

Como un avión despega de la tierra
internándose en el cielo de lo desconocido,
yo lanzo al viento esta plegaria
arrodillándome ante ti, consciencia infinita.

Ruego para que los muros de mi mente caigan y me pueda derrumbar ante el amor,
dejando mi vientre al aire para las caricias como los gatos,
porque sé que tengo uñas para defenderme cuando sea necesario.

Ruego para saber tratar a los demás sin arrogancia, dándoles el valor de su independencia
y presuponiendo su inocencia.

Ruego para tener la fuerza de seguir aprendiendo
a pesar de la sensación de verme cada vez más pequeña.

Ruego para tener la valentía de ser vulnerable,
de derrumbarme ante la esencia ecuánime de la realidad.

Ruego para que nazca en mí una visión profunda
más allá de mis hábitos egocéntricos.

Ruego para que el espacio vacío lleno de vida no me atemorice.

Ruego para ser leal a mí misma y, por tanto, ser leal a los demás,
sin traicionar mi y su confianza.

Ruego para poder ser montaña, cadáver, niño y vela:
inalterable, ecuánime, inocente y presente.

Ruego para que mi vuelo no se bloquee ni obstruya,
que se alimente de la gasolina de la adversidad.

Ruego para servir siempre a mi maestra, a mi sangha, a la guía de las enseñanzas auténticas.

Ruego para resistir el embate de las kleshas,
y poder verlas como olas batientes de un océano calmo y poderoso.

Ruego para que mi corazón se relaje
como un puño cerrado se abre suavemente
dentro del sostén afable del espacio.

Ruego para poder mostrar a otros mis avances y que,
de este modo, puedan avanzar conmigo.

Ruego para no traicionar nunca esta plegaria lanzada al viento.

(Escrita en el vuelo de Dheli a Katmandú el 31 de diciembre de 2018, y recitada al viento en lo alto de las montañas de Parping).

3 opiniones en “PLEGARIA AL VIENTO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *