fbpx

Post - Título oculto

La escritura no pensada

Cuando no pensamos la escritura puede que las palabras no fluyan , o sí

13 de agosto de 2019

Hace poco concluí un seminario intensivo online de Escritura y Meditación y me sorprendí, una vez más, de los efectos de la escritura «no pensada» en los participantes. Es asombroso cómo en unos días puede transformarse tanto el modo de escribir (o, mejor dicho, de abrirse a la escritura) de un grupo de personas.

Distinguir entre “no pensar” y “poner el piloto automático”

Al principio no resulta fácil distinguir entre «no pensar» y «poner el piloto automático», porque lo que nos sale de forma aparentemente natural es esto último.

Si yo ahora te digo que escribas de forma fluida sobre lo primero que se te ocurra, seguro que lo que haces es zambullirte de cabeza en un hilo de pensamientos. Aunque te dé la impresión de estar dando rienda suelta a la espontaneidad, en realidad a lo que estarás dando rienda suelta es a tu afán de control y a tus tendencias habituales.

¿No te lo crees? Bueno, precisamente con las falsas creencias es con lo que trabajo en mis cursos. Tenemos las nociones sobre la escritura y sobre nuestra mente muy cambiadas, porque estamos demasiado acostumbrados a pensar y a creernos todo lo que pensamos.

Uno de los entendimientos más valiosos que te ofrece la combinación de la escritura y la meditación es el de que hay un espacio inmenso de cognición que no tiene nada que ver con el pensamiento lineal Clic para tuitear

Uno de los entendimientos más valiosos que te ofrece la combinación de la escritura y la meditación es el de que hay un espacio inmenso de cognición que no tiene nada que ver con el pensamiento lineal. Y no es un entendimiento intelectual, sino vivencial.

¿Pensamiento lineal o vivencial?

Creemos que para escribir hemos de pasar la experiencia por el filtro del intelecto, pero ese filtro es como esos matamoscas eléctricos cuya luz atrae al pobre insecto y lo achicharra. El intelecto achicharra la experiencia. Pero como confundimos los conceptos con la realidad, ni nos damos cuenta. Confundimos el concepto «perro» con la experiencia del perro real, y de la misma forma hacemos con el «amor», con nuestra «madre», con los «hijos» y con todo lo demás. Y ni nos enteramos.

El intelecto achicharra la experiencia, nos hace confundir la experiencia real con el concepto sin darnos cuenta Clic para tuitear

Practicar con la escritura no pensada no evita que pienses, por supuesto, pero te ayuda a distinguir cuándo estás pensando y cuándo no. Involucrarnos en los pensamientos es una de nuestras estrategias más recurrentes para huir de la experiencia (incluso de la propia experiencia de pensar).

De modo que cuanto más practicas este tipo de escritura más fácil te será mantenerte en la experiencia mientras escribes, sin tener que interponer filtro alguno entre ella y el fluir de las palabras. Experiencia y escritura se fundirán, así, en una misma cosa, sin necesidad del filtro mortífero del intelecto.

La escritura no pensada te ayuda a distinguir cuándo estás pensando y cuándo no, así que te ayuda a mantenerte en la experiencia y transmitirla a través de las palabras Clic para tuitear

Dirás que escribiendo de este modo (sin meta, sin esquemas, sin temática, sin barreras) no hay forma de hacer literatura. Y es cierto, o al menos lo es en primera instancia. Mi recomendación, para aquellas personas que deseen entrenarse en la creación literaria, es que alternen este tipo de escritura no pensada con la práctica de la narrativa, entrenándose en la técnica hasta que la tengan asimilada.

La combinación de estas dos prácticas (junto con la meditación) propiciará que en algún momento obre el milagro y puedas experimentar la verdadera literatura, que no es sino relajar cualquier separación entre la fuente de origen (la realidad), la experimentación (de quien escribe) y el acto de transmisión (hacia quien lee).

Y si no te lo crees te animo a que lo experimentes a través de alguno de mis acompañamientos.

 

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
2 comentarios
  1. marusela 25/08/2019

    Muy bueno,Isa.
    Un besote.

    Responder
    • Isabel Cañelles 26/08/2019

      Gracias, Marusela :-). Tú sabes bien de lo que se habla aquí ;-).

      Responder

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



¿Quieres eprender a escribir y meditar?

Suscríbete y recibirás gratuitamente una guía para escribir y meditar. Tendrás además acceso a artículos semanales sobre escritura, meditación y trabajo con las emociones, así como a recursos para vivir con plenitud y sin autoengaños

¿Quieres conocer mis cursos?

¿Quieres aprender a escribir y meditar?

Suscríbete y recibirás gratuitamente una guía para escribir y meditar. Tendrás además acceso a artículos semanales sobre escritura, meditación y trabajo con las emociones, así como a recursos para vivir con plenitud y sin autoengaños