fbpx

Post - Título oculto

¿Es necesario sentarse a meditar?

Sentarse a meditar, Isabel Cañelles sentada meditando de fondo

25 de abril de 2019

 

En una de mis newsletters os animaba a que me enviarais consultas o temáticas que os gustaría que tratase en el blog. Nacho Montoya tomó la iniciativa, y aquí tenéis su cuestión:

«Según entiendo, se recomienda un tiempo de meditación en momentos concretos de la  jornada. Claramente, cuando  uno se  levanta  por la  mañana. Pero  también sabemos que es oportuno estar en la consciencia del ser en cualquier momento y  lugar (en el autobús,  mientras cocinamos,  cuando hablamos con la vecina,  en la gasolinera…). Esta capacidad de conectarnos en cualquier situación, como los datos  de  internet del móvil, y el hecho de ponerla en  práctica, lo que nos  aporta, en qué  se diferencia de la primera meditación de la jornada…».

Diferencia entre «practicar la consciencia en la vida cotidiana» y «sentarse a meditar»

La cuestión de Nacho me ha recordado a algo que escucho a menudo entre los practicantes de meditación: «Llevo tiempo sin sentarme a meditar, pero trabajo con la consciencia en la vida cotidiana». Y claro, como dice Nacho, es estupendo permanecer conectados en cualquier situación. Aunque, si eso fuese así, ¿para qué nos sentaríamos a meditar? Si fuéramos capaces de permanecer conscientes y abiertos en cada uno de los momentos de nuestra vida, habríamos culminado nuestra tarea como meditadores, se habría disuelto la diferencia entre «meditar» y «no meditar». En definitiva, seríamos seres despiertos. Bueno, y lo somos. Pero estamos demasiados despistados como para darnos cuenta ;-).

En todo caso, no creo que Nacho se refiriese a estar conscientes y abiertos en todo momento, sino más bien a cultivar o practicar ese estado, a intentar conectarnos más en nuestro día a día. De nuevo, esto no tiene nada de malo, es estupendo. Hay muchas técnicas que nos ayudan a ello. Thich Nhat Hanh tiene libros muy buenos llenos de pautas y consejos sobre cómo cultivar la atención en nuestra vida diaria.

Es bueno reparar en cuándo estamos haciendo un acto premeditado y cuándo algo surge de forma natural. Es decir, no es lo mismo «ser consciente» que cultivar o poner la atención en lo que estamos haciendo en cada momento . Clic para tuitear

Ahora bien, es bueno reparar en cuándo estamos haciendo un acto premeditado y cuándo algo surge de forma natural. Es decir, no es lo mismo «ser consciente» o «darse cuenta» de algo en un momento dado que cultivar o poner la atención en lo que estamos haciendo en cada momento. Lo primero es algo espontáneo y natural. Lo segundo es premeditado. Es una diferencia que el meditador ha de aprender a distinguir y que tiene que ver con el por qué es importante «sentarse» a meditar, al menos según el método que me han enseñado a mí.

«Sentarse» a meditar

Cuando nos sentamos a meditar lo que hacemos es llevar premeditadamente la atención a un soporte (la respiración, el tacto, la escucha o lo que sea). Es decir, se trata de una acción dual: hay alguien que cultiva la atención, un objeto al que se dirige la atención y un acto de llevar la atención. Y en ese proceso, pues empiezan a pasar cosas: vienen pensamientos que nos distraen, un ruido llama nuestra atención, nos quedamos groguis, etc. Como nosotros tenemos una intención muy clara de llevar la atención al soporte de una forma lúcida y distendida (es nuestra única pauta, de hecho) vemos muy claramente todas estas cosas que nos apartan de nuestro objetivo. Es decir, a poco que tratamos de mantener la atención estable… surge el reconocimiento espontáneo (no premeditado) de que eso no nos sale: de que me he ido detrás de un pensamiento, de que me duele la pierna… Ese darse cuenta o reconocimiento o como quiera llamársele es muy valioso, porque en un primer momento está libre de referencias, es natural, no está tan manipulado por nuestras tendencias duales como lo está la acción premeditada de llevar la atención al soporte .

Sentarse a meditar se trata de una acción dual: hay alguien que cultiva la atención, un objeto al que se dirige la atención y un acto de llevar la atención. Clic para tuitear

La meditación sentada proporciona un escenario muy simple y neutro, con unas pautas muy sencillas, en el que nos resulta más fácil ver esto que acabo de explicar. En nuestra vida cotidiana estamos demasiado identificados con nuestros procesos mentales como para poder ver este juego con claridad. Podemos estar haciendo muchísimo esfuerzo para ser conscientes, incluso podemos creernos que lo estamos siendo, y lo que estamos haciendo en realidad es tratar de controlarlo todo.

Dejar que tu sabiduría respire

Según el método que a mí me han enseñado,  cuanto más cultivemos la atención sentada más momentos de darse cuenta no premeditado surgirán en la vida cotidiana. Entonces, en la vida cotidiana no hay que hacer nada, hay que estar «normal». Porque si estás tratando de ser muy consciente todo el rato, no dejas que surjan esos momentos espontáneos relacionados con la sabiduría no referencial. Los aplastas de antemano. ¿Entonces no hay que hacer nada? Sí, en la meditación sentada has de llevar la atención premeditadamente al soporte y tratar de mantenerla ahí, aparecerán pensamientos, te pelearás con ellos, etc. Y en ese tejemaneje irás viendo tus patrones, cómo te involucras… Y en la vida cotidiana verás estas cosas de pronto de forma natural, te asaltarán momentos de consciencia fuera de tu vigilancia y tu control. Cuando ese darse cuenta abierto sea constante y no lo manipulemos… Estaremos despiertos.

En la vida cotidiana, si tratamos de ser muy conscientes todo el rato no dejamos que surjan esos momentos espontáneos relacionados con la sabiduría no referencial. Clic para tuitear

Entonces, según el método que a mí me han enseñado la meditación sentada es esencial, mientras que en la vida cotidiana no hay que hacer nada, hay que estar lo más natural posible. No me cabe duda de que hay otros métodos, y de que puede ser estupendo practicar la atención plena fregando los platos o regando las plantas… Lo importante es que no te conviertas en un controller pensando que estás siendo muy consciente de todo cuando lo que estás haciendo es no dejar que tu sabiduría natural respire.

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



854184794